Loading...

Tratamientos naturales para bajar la Fiebre

La fiebre es a veces el único síntoma de un problema mayor. Por lo tanto, si la fiebre no cede fácilmente, es conveniente investigar la causa, visitando a su medico o el hospital mas cercano.

La fiebre.

La fiebre es el aumento de la temperatura en el cuerpo humano. La temperatura normal es de 37 grados C, pero durante el día puede variar de 36 a 37 grados por las mañanas a 37.5 por las tarde. En algunos casos el aumento de la temperatura es una sensación interna experimentada solamente por el enfermo. La fiebre puede presentarse en todo el cuerpo o en una parte del mismo (abdomen, frente, brazos, etc.), Cuando la fiebre es leve o moderada, el enfermo dice que se siente «afiebrado» o «calenturiento». La fiebre suele estar precedida por escalofríos  que ponen la piel como «Carne de gallina».

Aparte de la enfermedad como causa la temperatura puede alterarse por el ejercicio, la digestión, la elevación de la temperatura ambiental, la ovulación en el ciclo menstrual y durante el primer trimestre del embarazo, aunque en estos casos nunca supera los 38 grados.

La fiebre no siempre se relaciona con procesos  graves y no siempre es perjudicial. Existen numerosos estudios que le atribuyen un papel benéfico en el mecanismo de defensa corporal. Pero lo cierto es que si si la temperatura es medida con un buen termómetro y sobrepasa de 40 grados puede ocasionar graves daños a las células del cerebro especialmente en niños recién nacidos y ocasionar convulsiones que en algunos casos acompañaran al paciente por el resto de su vida.

Clases de Fiebre

No siempre es facil concretar las causas de la fiebre, y muchas siguen considerándose de origen desconocido. Presentamos a continuación algunas clases de fiebres y su interpretación clínica.

Fiebre continua. Fiebre sostenida cuyos valores máximo y mínimo no son superiores a un grado centígrado de la temperatura normal, las encontramos frecuentemente en las neumonías, infecciones generalizadas, fiebre tifoidea, tuberculosis, enfermedades virales, varicela, sarampión, rubéola, etc.

Fiebre remitente. Oscilaciones diarias superiores a un grado centígrado sin alcanzar en ningún momento el valor de la temperatura normal. Encontramos este tipo de fiebre en infecciones que producen pus, bronconeumonía, etc.

Fiebre Intermitente. La temperatura sube bruscamente, después de un escalofrío y luego baja también bruscamente a su valor normal, acompañada de sudoración abundante. Se observa en las infecciones o septicemias generalizadas en la sangre como en las infecciones urinarias, infecciones biliares, paludismo, y abscesos hepáticos.

Fiebre recurrente. Se caracteriza por alternar periodos de fiebre continua durante dos a cinco días, con una fase de varios días sin fiebre. Clásica en la meningitis crónica.

Fiebre ondulante. En este caso se produce una serie de ondas febriles separadas por intervalos de febriculas o periodos sin fiebres, este tipo de fiebre es clásica en la fiebre reumática y en tumores.

Tratamiento.

No olvide que la fiebre es a veces el único síntoma de un problema mayor. Por lo tanto, si la fiebre no cede fácilmente, es conveniente investigar la causa, visitando a su medico o el hospital mas cercano.

El objetivo principal del tratamiento es bajar la temperatura, lo cual se logra al producir la transpiración, por lo que el tratamiento será mas efectivo si las bebidas se toman calientes. Los medios físicos deben combinarse con el tratamiento de las plantas; sin embargo aquí solo trataremos el aspecto herbolario por vía oral.

Las siguientes plantas son de reconocida acción para bajar rápidamente la fiebre:

  • Achiote: Se utilizan las semillas en forma de infusión, vía oral.
  • Ajenjo: Infusión de las hojas, tallos y raíz, por vía oral
  • Saúco: Infusión de las hojas y flores vía oral.
  • Zacate de limón: Infusión de las hojas y rizomas, vía oral

¿Como se prepara una infusión?

INFUSION (Tisana, Té apagado). Se coloca en un recipiente la cantidad indicada de la parte utilizable de la planta: Hojas y flores (semillas, raíz, y corteza, si se han preparado para infusión); luego se agrega una taza de agua hirviendo y se tapa durante 5 minutos. Si va a tomar fría la infusión puede preparar varias tazas de una vez, siempre y cuando las consuma el mismo día en un lapso no mayor de 12 horas. No recaliente la infusión; trate de tomarla después de las comidas.

Loading...

Comentarios