Técnica natural para alisar el cabello sin tener que ir al salón y que quede hermoso

Los trucos de belleza han sido esos secretos que las mujeres hemos intercambiado durante generaciones. Algunos los traemos desde la época de nuestras abuelas y otros son un poco más recientes. No sabemos dentro de qué categoría ubicar este mismo, pero lo cierto es que es un truco que utiliza como base el bicarbonato de sodio algo que todos tenemos en casa y que no podrás creer todos los beneficios que aporta  la belleza y cuidado de nuestro cuerpo.

El bicarbonato siempre fue un limpiador y depurativo natural que suele utilizarse n la cocina, pero que también puede tener otros usos que puedes aplicar a tu cabello y tu piel.

Prueba estos increíbles trucos y comprueba por ti misma sus excelentes resultados.

– Pelo liso

¿Alguna vez se te ocurrió agregarle bicarbonato de sodio a tu champú? Claro que no, nunca imaginarías que esto le podría devolver a tu cabello la vida, el brillo y la suavidad que todas queremos lucir.

En cuanto notes tu cabello opaco y deslucido, agrega un poco de bicarbonato a tu champú y lávalo como lo haces habitualmente. Esto lo suavizará gracias al poder de oxigenación del bicarbonato.

– Piel seca

La piel seca del rostro no sólo no luce bien, sino que incluso te hace sentir incómoda. Para hidratarla, las mujeres acostumbramos gastar fortunas en cremas, aceites y leches hidratantes, pero para solucionar este problema, también puedes contar con el bicarbonato de sodio.

Prepara una mezcla a base de bicarbonato y agua hasta formar una pasta, aplícalo sobre la piel como si fuera una máscara y déjala actuar por una hora más o menos. Lava con agua tibia y notarás los cambios en el momento.

También puedes utilizar esta misma preparación para la piel de codos y rodillas que suelen resecarse.

– Pies suaves

La única manera de mantener los pies en condiciones es visitando a la pedicura, pero lo cierto es que el bicarbonato también puede ayudarte con esto.

Utiliza 3 cucharadas de bicarbonato y mézclalas con agua tibia. Agrega unas gotas de aceite de durazno o lavanda o coco y déjalos en remojo durante  media hora.

Seca tus pies y pasa algún tipo de piedra pomez o una lima exfoliante para retirar trestos de piel seca.

También puedes agregar parte de esta preparación para frotar durezas que hayan quedado adheridas.

Ya ves cómo un simple ingrediente económico y al alcance de la mano puede ser de gran utilidad para contribuir a la belleza de tu piel y tu cabello.

Loading...
loading...

Comentarios