12 Síntomas de daños hepáticos e hígado intoxicado

Un hígado dañado supone una mala condición de salud, porque este órgano tan importante regula muchas funciones de nuestro organismo y simplemente no podemos vivir sin él.  Y es por eso que debemos estar atentos a cualquier síntoma que indique que nuestro hígado puede estar sufriendo algún tipo de daño.

Existe un centenar de enfermedades relacionadas con el hígado pero dentro de las más comunes encontramos la hepatitis, el hígado graso y la cirrosis.

Para conocer un poco más al respecto y estar atento a los síntomas de una posible alteración del hígado, te recomendamos que leas atentamente lo que vamos a detallar a continuación.

Ictericia:

La ictericia se caracteriza por dar un color amarillento a la piel, la lengua, las yemas de los dedos y los ojos y esto sucede cuando se incrementan los niveles de bilirrubina en la sangre y en los tejidos. También sucede cuando los glóbulos rojos viejos se descomponen en el hígado. Asimismo es un síntoma de algún desajuste en el páncreas o en la vesícula biliar. Este síntoma es un indicador de que debemos consultar con un médico.

Dolor abdominal:

El dolor de hígado se ubica en el cuadrante superior derecho de la caja torácica. Si el dolor persiste por varios días consulte con un médico.

Cambios en el color de la orina:

Si usted bebe suficiente agua durante el día, pero aún así el color de su orina es oscuro, puede ser un indicador de que algo no está bien en su hígado. Si el color varía de marrón a ámbar o naranja, puede ser que la bilirrubina en la sangre sea muy elevada y como el hígado no puede procesarla, se filtra por los riñones.

Estos cambios de color también pueden deberse a la deshidratación, efectos secundarios de ciertos antibióticos, suplementos adicionales de vitamina B, acciones en las vías urinarias, problemas renales o deficiencias enzimáticas.
Náuseas y vómitos:

Si el hígado no logra eliminar las toxinas, que es su principal función, puede ocasionar náuseas y vómitos aunque también es cierto que estos síntomas les son comunes a varias condiciones como las intoxicaciones alimentarias, vértigo, mareos, embarazo y trastornos renales.

Sangrado intestinal, diarrea o estreñimiento:

El sangrado intestinal, junto con la diarrea y el estreñimiento pueden ser síntomas de que en su hígado algo no funciona bien. No deje de consultar con su médico.

Desequilibrio hormonal:

Esta es una situación que no muchos conocen porque no es muy frecuente, pero en algunos casos un hígado dañado en los hombres puede ocasionar desajustes hormonales que provocan descenso de la libido y crecimiento de los senos.

Cambios abdominales:

El dolor y los calambres en la parte baja del abdomen o la inflamación pueden ser indicios de la ascitis que consiste en la acumulación de líquido en el abdomen. Esto suele suceder si el hígado está bañado o si hay cirrosis.

Si presenta este síntoma, consulte a su médico.

Picazón en la piel:

Otro síntoma característico de que el hígado sufre de algún problema es una piel sensible al tacto, que al mismo tiempo presenta picazón y escamas. También pueden verse más notorias las venas y desarrollarse hematomas. Con estos síntomas también consulte con su médico.

Cambios en la coloración de las heces:

Con un problema hepático es normal que el hígado no produzca suficiente bilis lo que indica que el color de las heces puede cambiar a amarillo pálido, color arcilloso o gris. Ante esto, consulte con su médico.

Fatiga y debilidad general:

Si el hígado sufre de algún problema deberá trabajar haciendo un mayor esfuerzo y es normal que esto se traduzca en un cansancio generalizado. Cuando no logra eliminar las toxinas de manera adecuada, se produce un daño hepático que genera debilitamiento. Si esto se prolonga consulte a su médico.

Si bien estos son algunos signos de alarma, ante cualquier otra anormalidad que usted detecte, no deje de consultar con su médico.

Loading...
loading...

Comentarios