Seguro conoces este vegetal, que dejará tus huesos fuertes como un roble.

Tiene una piel color verde similar a la de la sandía y en su interior una pulpa blanca y muy jugosa. Es una planta tropical pero hoy la encontramos en todos los países del mundo.

El pepino es un vegetal que pertenece a la familia del melón, el calabacín, la calabaza y la sandía. Es de forma alargada, cilíndrica y mide entre 15 y 20 centímetros.

Habitualmente, utilizamos el pepino para las ensaladas sin saber que podemos darle otros usos específicos en lo que a salud se refiere.

Te invitamos a conocer un poco más sobre las bondades del pepino:

Hidrata: el pepino se compone en un 96% de agua, de modo que comer pepino te asegura una buena hidratación.

Alivia los efectos del calor: el consumo de pepino alivia la acidez estomacal y si lo aplicas directamente sobre la piel te ayudará a sobrellevar el ardor provocado por las quemaduras de sol.

Elimina toxinas: el agua del pepino barre con las toxinas del cuerpo y las expulsa fuera del sistema. El consumo regular de pepino es ideal para disolver los cálculos renales.

Fuente de vitaminas: el pepino contiene altas dosis de vitamina A, B y C. Todas ellas contribuyen a fortalecer el sistema inmunológico, brindan energía y vitalidad. Aumenta su potencial combinándolo con jugo de zanahoria y espinacas.

Aporta minerales a la piel: contiene magnesio, silicio y potasio; y es por eso que se lo utiliza en productos de belleza y en tratamientos de rejuvenecimiento de la piel.

Ayuda a bajar de peso: es ideal para preparar ensaladas y sopas ya que no contiene grasas y muy pocas calorías. Ideal para un aperitivo, bastoncitos de pepino con yogur, bajo contenido de grasa.

Reaviva los ojos: las rebanadas de pepino bien frías aplicadas a los párpados de los ojos parece una imagen de salón de belleza, pero en lo que sí contribuye es en disminuir la inflamación de los ojos.

Regula la presión arterial: las personas hipertensas o que sufren de presión baja aseguran sentir un alivio al consumir pepino.

Refresca la boca: el jugó de pepino cura las encías inflamadas y refresca el aliento, dándole a tu boca una sensación de frescura.

Contribuye a la buena digestión: comer pepino proporciona elementos para realizar una buena digestión gracias a sus altas cantidades de fibra.

Suaviza el cabello y las uñas: contiene sílice, que es un mineral que ayuda a mantener las uñas fuertes y el cabello brillante.

Alivia dolores musculares y articulares: las vitaminas y minerales del pepino tienen un efecto analgésico que incide puntualmente en dolores musculares y articulares.

Cuida los riñones: ayuda a reducir los niveles de ácido úrico, algo sumamente beneficioso para los riñones.

Beneficio para los diabéticos: las personas que sufren de diabetes pueden consumir pepino, ya que les aporta una hormona útil para las células del páncreas para que puedan producir insulina.

Reduce el colesterol: los esteroles del pepino ayudan a reducir el colesterol malo, algo que tu corazón va a agradecer.

Déjanos tus preguntas y comentarios aquí debajo y no olvides compartir esta valiosa información con amigos y familiares