¿Sabes por qué no existe el helado de uva? La terrible razón te dejará helado

Sin duda el helado es un postre riquísimo que se antoja por su consistencia y su variedad de sabores. Se puede decir que la primer heladería de la historia se abrió en 1686, cuando el siciliano Francesco Procopio dei Coltelli abrió en París un establecimiento, llamado Café Procope, el cual se volvió famoso por sus helados y su café. Los primeros sabores fueron de vainilla y chocolate, pero con el paso del tiempo se harían populares los defresa, nuez, yogurt, entre otros.

Sin embargo, ¿te has dado cuenta que en ningún lado venden helado de uva? ¿Cuál será la razón? Bueno, sucede que Robert Green, quien anteriormente había inventado el refresco de helado, había prometido a sus seguidores sacar a la venta un nuevo y delicioso sabor de helado: uva. Para su infortunio, Robert desconocía que las uvas contienen una molécula llamada antocianina, y que una de sus funciones es evitar el congelamiento. Así que lo intentó y fracasó, el producto no llegaba a congelarse. Terminó dándose por vencido.

Otros que lo intentaron fueron los de la empresa Baskin Robbins, sin embargo no lo lograron tampoco. No fue sino hasta 1976 que un hombre llamado Ben, de la compañía Ben & Jerry, se propuso crear el difícil sabor.

Ben, en una entrevista, llegó a contar que se encontraba enamorado de una joven llamada Becky, a quien le hizo la promesa de crear el sabor de helado que ella quisiera con el fin de demostrarle cuánto la amaba. A Becky inmediatamente se le vino a la mente su fruta favorita y le pidió a Ben que creara un rico helado de uva.Becky conocía la historia del reto del helado de uva y pensó que Ben no lo lograría.

Sin embargo, Ben se puso manos a la obra y, sin muchos conocimientos científicos, comenzó a incluir la cáscara de las uvas al jugo, sólo por experimentar. El resultado fue sorprendente, pues Ben logró por primera vez el congelamiento. El truco estaba en la cantidad de antocianina: poca cantidad previene el congelamiento, pero mucha cantidad lo facilita. Y como la cáscara de las uvas aumentó considerablemente la concentración de antocianina, por fin se pudo lograr congelar el producto.

Becky estaba fascinada, no podía creer que Ben lo hubiera logrado. Ben creyó que tenía a la joven entre sus manos, pues le había complacido su capricho. Sin embargo, lo que ocurrió después fue sencillamente terrible.

A Becky le gustó tanto el helado que se le ocurrió ofrecerle un poco a su perrito, el cual le dio unas lamida. Luego volvió y Becky le ofreció nuevamente otra lamida. Para sorpresa de todos, un poco mas tarde el perrerrito murió. No lo sabían, pero ¡la antocianina es un veneno para los perros!

Ben dijo: “Yo había inventado un veneno mortal para perros y definitivamente no iba a llegar a ningún lado con ella ahora. Esta cosa de uva no era buena. No puedes tener veneno para perros así de tóxico en la casa. Mi creación estaba muerta.”

Ben informó de estos resultados a la industria farmacéutica y finalmente en 1982 la FDA prohibió la producción e investigación de helados de uva, naturales o artificiales, hasta que no se indagara más sobre los peligros para la salud.

Sin embargo, hoy en día se sabe que el helado de uva no es dañino para los humanos y en algunas heladerías de nuestro país sí es posible encontrarlo, aunque en EEUU la prohibición seguirá vigente hasta el año 2028.

A que no te sabías esta historia. ¡Compártela con tus amigos para que nunca se les ocurra darles uvas a sus perros!

Loading...
loading...

Comentarios