Las mejores mascarillas faciales para los problemas más frecuentes

Una de las mayores preocupaciones es el aspecto visual de la piel de nuestra cara. Al fin y al cabo es nuestra tarjeta de presentación. Es muy importante que nuestra piel tenga un aspecto limpio y cuidado. Es por ello que en este post te traigo varias opciones de mascarillas caseras, económicas, fáciles de preparar y muy útiles que podrás utilizar según cual sea tu necesidad.

Las mascarillas faciales fueron uno de los primeros trucos de belleza en ser usados y probablemente se empezaron a usar para solucionar problemas como irritación, granitos, enrojecimiento…

En este post sólo hablaré de tres tipos de mascarillas para combatir aquellas preocupaciones más frecuentes.

Un punto a favor es que al ser caseras hay un menor riesgo a posibles alergias a los ingredientes, pues usualmente los tenemos en casa. También te hablaré de la forma óptima o correcta de aplicarlas, el tiempo que debes dejarlas en contacto con la piel y te daré algunos consejos de cómo retirarlas.

Recuerda que antes de aplicar una mascarilla es importante que la piel esté limpia y preparada, por lo que puede ser útil utilizar tu limpiador diario y un tónico.

1. Mascarilla para hidratar y suavizar:

En la batidora agrega 2 cucharadas de yogur natural, medio pepino y una cucharada de miel. Si deseas una mejor consistencia o una consistencia más cremosa, puedes agregar un poco más de yogur o pepino.

Aplica con una brocha, déjala actuar por 15 minutos, retira con un pañuelo de papel y luego con agua.

mascarilla-hidratacic3b3n

2. Mascarilla para disminuir grasa y prevenir aparición de granitos:

Coloca el tomate cortado a trozos en el vaso de la batidora, el zumo de 1 limón, 1 cucharada de avena y procesa hasta obtener una consistencia homogénea.

Luego aplícala sobre la piel con una brocha, déjala actuar de 10 a 15 minutos y retírala con abundante agua tibia.

mascarilla-grasa

3. Mascarilla para eliminar manchas:

El sol es uno de los mayores causantes de las machas de la cara, principalmente por exponernos a él sin suficiente protección. En este caso lo ideal es prevenirlas utilizando cremas y maquillaje con protección solar.

Sin embargo, una vez que han aparecido de manera natural sólo podemos evitar que aparezcan nuevas, empeoren las existentes o atenuarlas.

Mezcla una cucharada de miel y una de limón. Solo debes aplicarte la mezcla con un disco de algodón y después de 15 minutos retirarla con agua. Es una mascarilla para la noche, el limón suele machar la piel al entrar en contacto con la luz solar.

mascarilla-manchas

Para conseguir mayores beneficios, es aconsejable exfoliar la piel una vez a la semana a fin de mantener limpios los poros.

Espero que les ayuden y nos leemos en el próximo post. ¿Conocían o habían probado ya alguna de estas mascarillas?

Comparte este post en tus redes y ayúdanos a llegar a más lectores.