9 Remedios caseros para los pies Olorosos. Sorprendentemente eficaces

Estos simples remedios naturales pueden ayudar a que el olor de tus pies desaparezca por completo.

Sumergirse en un baño de pies de té negro

Los ácidos tánicos que existen en el té negro pueden matar a las bacterias que causan el mal olor y cerrar los poros, lo que ayuda a sus pies a sudar menos. Tan solo hay que hervir dos bolsitas de té en medio litro de agua durante 15 minutos. Retirar las bolsas y diluir el té con dos litros de agua. Deja que la mezcla se enfríe y luego remoja los pies durante 15 a 30 minutos. Puedes repetirlo todos los días hasta que el olor se haya ido por completo.

Ungüento antibiótico

Pies que sudan pero que no huelen. Cuando las bacterias empiezan a interactuar entre ellas es cuando los pies empiezan a oler mal. Entonces, ¿cómo se puede matar a estas bacterias? Antes de ir a la cama, frota tus pies y tus uñas con una capa delgada de ungüento antibacteriano como Neosporin, ponte unos calcetines, y descansa un poco. Por la mañana las bacterias habrán desaparecido y con ellas tus problemas de olor del pies.

Aceite de lavanda

El aceite de lavanda no sólo huele bien, sino que también ayuda a matar las bacterias. Echa varias gotas de aceite de lavanda en tus pies y masajéatelos antes de irte a la cama. Cubre tus pies con calcetines para obtener un beneficio completo.

aceite de lavanda

Zinc

Algunos expertos sugieren que el consumo de zinc en la dieta puede ayudar a eliminar el olor de los pies. Los productos que incluyen zinc son los mariscos, carne, espinacas, frijoles, avena, cereales, champiñones, almendras y anacardos. Otra gran fuente de zinc es el chocolate negro.

Vinagre de sidra de manzana

Remoja los pies en una solución de 1/3 de taza de vinagre de sidra de manzana en un recipiente lleno de agua tibia o fría. El ácido del vinagre va a neutralizar el olor y va a ayudar a matar las bacterias.

Vinagre-de-manzana-3

Maicena

El almidón del maíz absorbe el sudor, lo que hace que tus pies tengan una sensación de frescor. Una o dos veces al día espolvorea este almidón en tus pies antes de ponerte los calcetines. También puedes utilizar bicarbonato de sodio, que actúa igual y mata las bacterias y los hongos.

Menta

Crea un exfoliante de menta.

Este exfoliante dejará tus pies con un olor maravilloso y tus pies se sentirán como nuevos. La menta refresca y desodoriza la piel. Para crear un exfoliante natural tienes que utilizar 1 cucharada de harina de avena, 1 cucharada de harina de maíz, 1 cucharada de azúcar y 2 cucharaditas secas de menta. Añade a la mezcla 1 cucharada de yogur natural, el zumo de un limón y 5 gotas de aceite esencial de menta. Mezcla todo hasta formar una pasta granulada. A continuación masajea los pies con esta mezcla.

menta

Sulfato de magnesio

Las sales de Epsom actúan como astringente, reducen la sudoración y mata las bacterias. Mezcla 2 tazas de sales de Epsom en medio litro de agua caliente y remoja tus pies durante 15 minutos, dos veces al día.

Salvia

Gracias a la salvia puedes crear un spray desodorante totalmente refrescante.

Vierte 2 cucharadas de salvia seca en un litro de agua hirviendo. La salvia tiene propiedades anti-bacterianas que ayudarán a reducir el olor. Una vez que la mezcla se haya enfriado añade 10 gotas de aceite esencial de lavanda. Vierte la mezcla en una botella de spray y deja enfriar en la nevera. Agita bien antes de usar. Puedes utilizar este refrescante spray las veces que quieras.