Antes de tener un Accidente Cerebro Vascular, su cuerpo le enviará estas señales de advertencia. No las ignore!

El cuerpo humano es una máquina perfecta que funciona como un reloj, pero puede suceder que en algún momento por cuestiones genéticas o alteraciones externas, algunos de los engranajes que lo componen comiencen a fallar.

Cuando esto sucede, el cuerpo nos envía señales de advertencia que muchas veces dejamos pasar y a las que no les prestamos la atención y cuidado que se merecen.

Tal vez te sorprenda saber que los accidentes cerebro vasculares son la principal causa de discapacidad en el mundo y esto se produce cuando el normal flujo de sangre se interrumpe en algún lugar de esta máquina perfecta.

Para estar protegidos, el conocimiento es fundamental, porque podría significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Existen 2 tipo de accidentes cerebro vasculares; en primer lugar está el isquémico y luego el hemorrágico. Los isquémicos suelen ser los más comunes y se producen cuando se afina o se bloquea una arteria en el cerebro reduciendo de manera crítica el flujo de sangre.

Los hemorrágicos son menos frecuentes y suceden cuando se produce una hemorragia en el cerebro.

Cuando se producen estas alteraciones en el flujo sanguíneo dentro del cerebro las células comienzan a morir porque no logran obtener el oxígeno que necesitan. El cerebro es aún un órgano del que no se sabe tanto como de los otros, pero sí sabemos que controla otras funciones en otros órganos del cuerpo, de modo que cuando no establece un vínculo adecuado con un determinado órgano con el que tiene conexión, este a su vez, también se resiente.

Estos accidentes suelen presentarse de manera repentina y saber identificar los síntomas puede marcar la gran diferencia, salvando la vida del paciente o minimizando los daños que se puedan ocasionar.

Su bien los síntomas pueden varias y no en todas las personas se presentan de igual manera, existen determinadas características que les son comunes a todos.

– Mareos, debilidad repentina
– Dolor de cabeza intenso
– Problemas respiratorios
– Epilepsia súbita
– Cambios en la personalidad
– Dificultad para hablar

Es necesario estar atentos a estos síntomas en caso de que se presenten de manera espontánea y sin motivos aparentes.

No dejes de consultar al médico y buscar ayuda de manera inmediata.

Comparte esta importante información para que todos estemos preparados ante una situación de riesgo semejante.