Limpia tus vasos sanguíneos de grasa y normaliza tu presión arterial con este potente remedio natural

Todos sabemos que la acumulación de grasas en nuestros vasos sanguíneos nos pone al borde del infarto, de modo que mantenerlos limpios es la única opción para no padecer enfermedades coronarias.

Desechar las toxinas de la sangre no parece tarea fácil, pero en realidad simplemente se trata de comer sano y mantenernos todo lo activos que podamos, ya que estas toxinas les restan elasticidad a las venas y favorece que se depositen grasas; es decir, favorece al temido colesterol.

Si bien existen métodos químicos e incluso quirúrgicos para reducir el impacto que la mala alimentación produce en nuestro organismo, nadie quiere llegar a eso, de modo que la limpieza de los vasos sanguíneos puede hacerse a través de remedios naturales, sin ningún tipo de riesgo o efecto secundario, pero sí, es necesario realizarlo con prudencia.

Tanto el ajo como el limón, son ingredientes depurativos y se los considera ideales para realizar este trabajo de limpieza, disminuyendo los niveles de colesterol malo y el riesgo de arteriosclerosis.

Asimismo, este remedio natural reduce los riesgos de cáncer, de acuerdo a ciertas investigaciones científicas y ambos son antioxidantes y combaten el envejecimiento.

Para preparar este remedio vas a necesitar:

– 4 cabezas de ajo
– 4 limones medianos
– 3 litros de agua purificada (o previamente hervida)

Preparación:

Dividir los dientes de ajo, lavarlos y cortarlos a la mitad. Lavar los limones y cortarlos en pequeños trozos. Unir todos los ingredientes y ponerlos en un frasco cubriendo con el agua tibia hasta el borde. Cerrar herméticamente con la tapa.

Mantener refrigerado 3 días y luego colar y mantener la preparación en el refrigerador.

Administración:

Puede tomar como dosis máxima 2 cucharadas por día, una antes de cada comida. Si este proceso de limpieza es bien tolerado puede aumentar la dosis hasta 5 cucharadas al día.

Continúe con el tratamiento 40 días y no lo repita hasta pasado un año.

Te ayudará a mejorar la circulación sanguínea, la presión arterial y las funciones del cerebro, y lo más importante, te ayudará a perder peso.