Increíble mascarilla borra las manchas como si fuera magia, las cicatrices, acné y las arrugas desde el primer día.

Llegado un momento de nuestras vidas las líneas de expresión y las arrugas empiezan a ser visibles en nuestros rostros. No es sólo lo de las arrugas sino que la piel va perdiendo elasticidad y brillo haciendo que nos veamos mayores.

Afortunadamente podemos recurrir a trucos caseros y naturales que te hará lucir más joven y le devolverá a tu piel ese aspecto fresco y brillante que todas queremos.

Se trata de un remedio natural que utilizan las japonesas desde hace siglos y en el que se utiliza como base el arroz, un cereal con muchas propiedades.

Y esas propiedades del arroz no se limitan solamente a su valor nutritivo, sino a sus cualidades benéficas para la piel.

Antioxidante por excelencia, el arroz contiene ácidos linoleicos que son los encargados de producir colágeno. El colágeno reduce las arrugas y tonifica la piel.

Asimismo, el arroz protege del efecto negativo que tiene el sol en la piel y ayuda a repararla.

Blanquea, reafirma, suaviza… ¿no te parecen suficientes motivos para probarlo?

Ingredientes necesarios:

– 3 cucharadas de arroz
– 1 cucharada de leche
– 1 cucharada de miel
– 1 taza de agua

¿Cómo se prepara?

Hervir el arroz en el agua a fuego medio. Luego de 2 minutos de cocción, retirar del fuego y colar. No tires el agua donde herviste el arroz. Resérvala.

Agregar la cucharada de leche y la miel. Mezclar bien todos estos ingredientes y aplicar a modo de mascarilla cubriendo todo el rostro y dejando actuar unos 15 minutos o el tiempo que demore en secar por completo.

Lavar el rostro con el agua que habíamos reservado y remover la mascarilla por completo.

Secar con una toalla haciendo pequeños toques de presión, sin frotar.

Debes realizar este tratamiento al menos una vez a la semana para ver cambios notorios que te harán lucir más joven.

Esta crema te hidrata la piel y favorece la circulación de la sangre, al mismo tiempo que reduce las manchas y suaviza.

Loading...
loading...

Comentarios