Estudios científicos afirman que esta oración sana muchas enfermedades ¡Amén!

Los hospitales están llenos de muchas historias en las cuales se encuentran muchos pacientes que sufren de enfermedades complicadas, mismos que en ocasiones se suele decir que solo un milagro les ayudará a salir adelante.

El Dr. Andrew Newberg, un investigador del Hospital Thomas Jefferson en Pennsylvania, hizo un estudio que no compartió con nadie hasta no haber probado su teoría. Él confirma que luego de llevar un tiempo examinando resonancias magnéticas hechas a pacientes que oran y rezan ha notado cambios en sus condiciones físicas excepcionales.

Continúa leyendo para que te enteres cual es la oración que utilizan. ¡Amén!

Oración para sanar enfermedades

Los estudios confiesan que el cerebro es capaz de ajustarse al poder de la oración y que la idea de saber que existe un Dios capaz de obrar el milagro de sanarnos finalmente ejerce una influencia positiva en nuestro cuerpo y redunda en un beneficio para la salud.

El Dr. Newberg es un ferviente cristiano y pone tanto énfasis en su idea sobre el poder de la oración, que alienta a todos aquellos que no creen en Dios o que no profesan ningún tipo de religión a volcarse a la idea de que un ser superior está allí, en alguna parte, esperando a que la fe surja en sus mentes y en sus corazones. Y no sólo para ellos, sino para todos a quienes el poder de la oración puede curar.

Esta es la oración:

Mi buen Jesús, te alabo y adoro, te amo con todo mi corazón y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz, acudo ante Ti sabiendo que estás siempre a nuestro lado que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas. Tú que concedes vida en abundancia y eres medico verdadero y dador de salud, Tú que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo a este ser querido que tanto padece por su enfermedad, apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia, y solicito la gracia de la salud para ……. (nombre del enfermo).

“Yo soy la Resurrección y la Vida”, que recibiendo y llevando en Ti mismo nuestras enfermedades, curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban; a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad, para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón. Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó, que sentado junto al camino te decía en alta voz: “Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí”, le respondiste: “Recupera tu vista, tu fe te ha salvado”, y al momento pudo ver, te pido con toda mi fe: Señor, devuelve la salud a (Nombre del Enfermo).

Omnipotente y sempiterno Dios, eterna salud de los que creen, escúchanos en bien de tus siervos enfermos, por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia; a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia ferviente acción de gracias. Por Cristo Nuestro Señor. Así sea, AMÉN.

¡Comparte esta oración!