Nuevos datos sobre los peligros de dormir con mascotas

Según encuestas, realizadas en Estados Unidos, el 62% de las personas que tienen gato y el 56% de todos aquellos que tienen perro, duermen diariamente con ellos. Estadísticas que presentan la misma tendencia en el Reino Unido, los Países Bajos, Francia y Japón, haciendo de este capricho un fenómeno universal, del cual, las mascotas son las menos culpables.

Una investigación, producto del trabajo de los doctores Bruno B. Chomel, de la Universidad de California y de Ben Sun, del Departamento de Salud de California, y publicado en la revista de Enfermedades Infecciosas Emergentes, demostró que compartir horas de descanso con mascotas pueden ser una fuente de bienestar psicológico, pero, el intercambio de cariño también se asocia con algunos riesgos.

Uno de ellos es contraer la Peste Bubónica (también conocida como Peste Negra, causada por la bacteria Yersinia pestis). Enfermedad que el ser humano contrae a través de las pulgas que viven en las mascotas. Chomel y Sun pudieron documentar varios casos de esta rara enfermedad, todos vinculados a dormir con animales. Entre ellos, el de un niño de 9 años de edad, en Arizona, que dormía con su gato enfermo; así mismo, un estudio que data de 2008 señala que, un número significativo de personas infectadas con esta enfermedad dormían con su perro, lo cual es mucho más preocupante, ya que, los caninos pueden ser portadores de la enfermedad y jamás mostrar síntomas.

Otra de de las enfermedades que puedes contraer al dormir con tu mascota es el lyme disease que es transmitida por la picadura de una garrapata y es causada por la bacteria llamada Borrelia burgdorferi (B. burgdorferi).

Igualmente, el Mal de Chagas-Mazza es una enfermedad producida por dormir con mascotas, causado por el parásito Trypanosoma cruzi que puede llegar a ser mortal si no se atiende de manera inmediata. Es una enfermedad endémica de América. Un estudio realizado en Argentina demostró que los dueños de perros y gatos son más propensos a contraer dicha enfermedad que afecta, deacuerdo con la OMS, aproximadamente a 10 millones de personas cada año, de las cuales mueren 50 mil, sobre todo en zonas rurales de América Latina. El Mal de Chagas-Mazza se caracteriza por fiebre, el aumento significativo del bazo (linfadenopatía) y, en ocasiones, miocarditis o meningo-encefalitis.

Como su nombre lo dice, La Enfermedad por Arañazo de Gato es muy común cuando se duerme con este tipo de mascotas. Es una enfermedad infecciosa, producida por la bacteria Bartonella henselae, benigna y de pronta recuperación, pero molesta en sus síntomas: ganglios linfáticos hinchados, fiebre, dolor de cabeza, fatiga y pérdida del apetito. Esta enfermedad también puede contagiarse a través de la lamida del animal.

En este mismo estudio, los doctores Chomel y Sun, demostraron que una enfermedad, recientemente extendida por los Estados Unidos, el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), es otro riesgo latente de dormir con las mascotas. Resalta el caso de una pareja que contrajo la enfermedad una y otra vez, hasta que los médicos encontraron que, su perro, que dormía en su cama y los lamía constantemente por las noches, dio positivo para SARM. Y, una vez que el perro fue curado, la pareja dejó de infectarse por la enfermedad.

Además, contrariamente a la creencia popular, el hocico de los perros y los gatos nunca permanecen estériles. En los hocicos de las mascotas (así como en sus garras, pelo y desechos) viven un sin fin de bacterias que, los seres humanos, pueden contraer, toda vez que, poseemos sistemas inmunológicos deficientes o inmaduros ante parásitos que no estamos acostumbrados a combatir. Por ejemplo, Chomel y el Sun documentaron un caso de meningitis vinculado a un perro que, a menudo, lamía la cara de un bebé; igualmente, los perros son portadores natos de lombrices y parásitos protozoarios, que viven en la piel de las mascotas.

Todo esto, motivó a que los mencionados doctores recomienden llevar a las mascotas, de manera periódica, con el veterinario para que les haga chequeos generales y análisis de saliva y sangre, con el fin de detectar a tiempo algún agente invasor que, a la postre, pueda ocasionar alguna enfermedad en los humanos que las rodean. Además, de mantenerlos constantemente higiénicos, cepillados y bien alimentados para que tampoco el pelo sea motivo de asma u otras alergias.

Y, concluyen, “nuestra revisión sugiere que las personas, especialmente niños pequeños o personas con alguna enfermedad del sistema inmunológico, deben ser disuadidos de compartir su cama con sus mascotas o regularmente besar a sus mascotas”; estos últimos, ya que están propensos a contraer más enfermedades, debido a la baja de defensas que presentan en dicha condición, la falta de apetito y, por consecuencia, la baja en la ingesta de los nutrientes necesarios para conservar una perfecta salud.

Loading...
loading...

Comentarios