¡Di adiós al vértigo, al lupus, a la fibromialgia, a la artritis, a la fatiga crónica, a los problemas de tiroides y mucho más!

La medicina natural, es una práctica bastante antigua, tomada para tratar malestares de salud muy diversos e importantes.

De hecho ha llegado a ser tan efectiva que en la actualidad, aún con la aplicación de fármacos y productos de laboratorios, la medicina natural sigue siendo una muy buena opción.

Además de ser fáciles de adquirir, los productos naturales te protegen el organismo de manera general, no se enfocan en una solución específica.

O por otro lado no dejan efectos secundarios por lo que casi cualquier persona puede usarlo sin mayor inconveniente. Además son económicos y fáciles de adquirir, este en particular puedes tenerlo en tu cocina, justo ahora.

El tomillo es una de esas plantas que conservamos para elaborar excelentes platillos, aportando un aroma y sabor característico que lo vuelven un ingrediente ideal en tu cocina. Sin embargo, hay usos que puedes darle que quizás jamás se te hubieran ocurrido.

La mejor parte de esto, es que dicho tratamiento requiere muy poco tiempo y dinero.

No debes dedicarte hasta altas horas de la noche, luego de un día laboral pesado para prepararlo. Con esta sencilla infusión, obtendrás mayores beneficios de los que crees.

De esta manera puedes combatir muchos malestares en casa, con un único ingrediente.

 El tomillo tiene propiedades adecuadas para tratar la salud, ya que es una planta rica en minerales (calcio, hierro, potasio) además que desinflama y sirve como un antioxidante muy efectivo.

Ayuda a la formación de glóbulos rojos, combatiendo fatiga, asma, mareo, lupus, artritis, esclerosis, laringitis y dolores de garganta.

Se usan sus componentes para productos de laboratorios, sin embargo te recomendamos consumirlo plenamente natural, de manera que llegues a prevenir malestares ocasionados por los químicos que trae la droga.

Para fomentar su uso regular, necesitas seguir la siguiente preparación. Ingredientes:

Un puñado de tomillo, puede ser seco o fresco.

Poco más de una taza de agua.

Un par de cucharadas de miel pura, para mejorar su sabor.

Para la infusión, requieres hervir el agua y lavar muy bien el tomillo, añádelo una vez que el agua alcance punto de ebullición.

Deja tapado durante, no más de 5 minutos antes de retirar del fuego. Puedes colar y añadir la miel en seguida, sólo si deseas endulzar.

Consume una taza diariamente en ayunas, en muy pocas semanas, te recuperarás de dolores y mareos. Trata tus malestares aprovechando completamente este tratamiento.