Deja de comprar Aguacates. Acá te explicamos como Cultivarlos en tu Casa!

Un elemento básico de una alimentación sana y moderna es el aguacate. Su próxima porción de un guacamole sabroso puede ser un bocado degustado libre de culpa debido a la presencia de esta fruta saludable.

Los numerosos beneficios para la salud de los aguacates se han instalando en la comunidad que cada vez es más consciente del cuidado de la salud. Esta fruta contiene vitaminas esenciales como la vitamina B5, B6, C, K, E, además de minerales como el potasio.  Los aguacates son también una excelente fuente de fibra, y se sabe que poseen un ácido graso conocido como “corazón sano” que se encuentra en el aceite de oliva.

Debido a su versatilidad en la cocina, la popularidad de los aguacates ha seguido aumentando. Pueden incluirse fácilmente en cualquier plato para aumentar el color, o para sustituir a las opciones menos saludables ya que no cambian el sabor de la comida.

Pero para que ya no tengas que comprarlos, puesto que suelen ser caros, te explicamos cómo hacerlos crecer en tu propio patio, y que puedas disfrutar de esta fruta tan sabrosa como saludable.

1. Todo parte de una semilla de aguacate

Tome su semilla de aguacate e introduzca en ella cuatro palillos a modo de puntos cardinales. Esto servirá de soporte de la semilla. Tome un recipiente con agua y coloque la semilla sostenida por los palillos de modo esté en contacto con el agua sólo una parte, sin que se sumerja por completo. (Ver imagen)
La semilla debe permanecer en remojo entre 2 y 6 semanas en un lugar cálido, pero no con sol directo.

Cambie el agua cada dos días para evitar la formación de bacterias que afecten a su semilla
Al cabo de unas semanas, la semilla romperá su piel marrón y se abrirá una grieta en la parte superior de donde comenzará a emerger la raíz.

Realice una poda de estas primeras raíces que van surgiendo y cuando ya tenga nuevas, retire los palillos y la raíz de su nueva planta de aguacate estará lista para ser plantada en la tierra.

2. Hora de plantar

En una maceta de terracota de entre 20 y 25 cm coloque tierra hasta 2 cm debajo del borde. Si logra conseguir fibra de coco, contribuirá como abono y logrará mejores resultados. Introduzca la semilla de manera tal de que las raíces queden en la tierra y parte del resto de la semilla quede expuesta hacia arriba. Asegúrese de que la maceta tenga un buen drenaje. Riegue de manera tal que la tierra siempre esté húmeda, pero sin aturar. Verifique que las hojas no se pongan amarillas, lo que determina que existe un exceso de riego.

3. ¡Disfrute de su propio aguacate!

No hay nada mejor que disfrutar de algo que realizamos por nuestros propios medios. La planta de aguacate no necesita mayores cuidados más que un poco de sol y de agua. Lograr el fruto puede llevar un tiempo, pero los resultados serán gratificantes.

Loading...

Comentarios