Aprende a preparar el Ajo en Leche: Para Sanar Impotencia, Asma, Tuberculosis, Artritis, Insomnio y Más!

Como ya sabemos, existen numerosas frutas y verduras que pueden curar o tratar distintas afecciones del cuerpo. Una de las que obtiene los mejores resultados, es el ajo, que cuenta con muchos beneficios para la salud.

Hoy te vamos a enseñar a hacer leche de ajo con estos simples ingredientes:

– ½ litro de leche
– 10 dientes de ajo pelados y picados
– ¼ litro de agua
– 2 cucharadas de miel

Modo de preparación:

Mezcla en un recipiente, a fuego medio, el agua con la leche. Agrega los ajos picados y lleva a hervir. Controla que el fuego siempre sea medio, manteniendo la intensidad y espera a que se evapore la mitad de la mezcla. Cuando se haya consumido lo suficiente, retira del fuego, cuela y agrega la miel. Trata de beber lo más caliente que puedas.

¿Cuáles son los beneficios de beber esta leche de ajo?

Neumonía: 1 taza de leche de ajo 3 veces al día es un buen remedio contra la neumonía.

Trastornos cardíacos: En este caso, es preferible preparar la leche de ajo con leche descremada, ya que sus bajos contenidos de grasa favorecen la circulación sanguínea y evita la formación de coágulos, reduciendo el colesterol.

Cura la Ictericia: El ajo es un excelente antibacteriano y con la ayuda de esta leche podrás reactivar las enzimas del hígado, algo que te ayudará a deshacerte de las toxinas que contaminan tu cuerpo. Para poder hacerlo necesitas consumir alimentos con altos contenidos de azufre y el ajo cumple con esta condición.

Asimismo, al contener alicina y selenio, ayuda a producir bilis, reduciendo de esta manera la grasa del hígado. Cura la ictericia bebiendo 4 tazas de leche de ajo a lo largo del día.

Artritis: La leche de ajo ayuda a aliviar la inflamación y el dolor característico de la artritis si se consume a diario.

Insomnio: Tanto la leche como el ajo son buenos inductores del sueño, de modo que al combinarlos podrás obtener un remedio para tu insomnio.

Tos: Para aliviar la tos, a esta leche de ajo, agréguele una cucharadita de cúrcuma. Tanto el ajo como la miel, te ayudarán a limpiar la garganta y reducir los accesos de tos. Además, esta combinación resulta un excelente expectorante.

Tuberculosis Pulmonar: Es buena para tratar afecciones pulmonares como la tuberculosis pulmonar. Bebe un taza tres veces al día para reducir infecciones relacionadas con los pulmones y las vías respiratorias.

Colesterol: 1 taza de leche de ajo, te garantiza reducir los niveles de colesterol malo y a aumentar el bueno.

Buena digestión: El ajo es muy efectivo como antiséptico y antibacteriano. Refuerza el sistema inmunológico y mantiene protegido el aparato digestivo. También es recomendable en casos de diarrea.

Impotencia: La leche de ajo es ideal para los casos de impotencia o de infertilidad. El ajo cocido o crudo, también cumple con la misma función.

Asma: Una taza de leche de ajo antes de ir a dormir previene un posible ataque de asma o en su defecto, consumir 3 dientes de ajo cada noche es igual de beneficioso.