Cómo preparar agua de limón de la manera correcta

El limón es uno de los cítricos más utilizados y son conocidas sus propiedades curativas, pero además, la corteza es una aliada de la belleza y la limpieza del hogar y es por esto que es importante incorporarla al organismo.

La cáscara es casi el 50% del limón y contiene 10 veces más vitaminas y fibras que el jugo. Funciona como rejuvenecedor, es bactericida, regula la presión arterial y ayuda a calmar los nervios. Incluso, ha mostrado indicios de resultados positivos en la lucha contra el cáncer.

Algunos nutricionsitas advierten sobre las ventajas milagrosas del consumo en ayunas de esta bebida y la recomiendan para limpiar y desintoxicar el cuerpo, ya que activa el flujo de bilis, ayudando a emulsionar y eliminar las toxinas solubles de grasa.

Gracias a la pectina que contiene el limón podremos reducir la sensación de hambre durante el día.

El limón es altamente digestivo cuando lo consumes en las mañanas acelera tu metabolismo alivia  el estreñimiento, elimina las toxinas de tu cuerpo, te ayuda a quitar la pesadez estomacal, eructos, gases, náuseas y ardor estomacal.

Contiene, calcio, potasio, magnesio, hierro, vitaminas A, C y complejo B e hidratos de carbono indicado para mantener tus huesos saludables. Purifica tu colon lo que facilita la absorción de nutrientes.

Aumenta tu energía por su contenido de vitamina B y C, fosforo y proteínas, esto hace que sea un energizante natural, así hidrata tu cuerpo y lo hace sentir revitalizado.

El procedimiento para obtener tu “té de limón” es muy sencillo. Lo único que debes hacer es verter el zumo de un limón en un vaso de agua tibia. Lo ideal para que el proceso sea efectivo es que consumas el “té” todas las mañanas en ayunas.

El agua debe ser pura y no debe estar muy caliente ni fría (o helada), pues esto hace que digerir sea más difícil y que tu cuerpo deba esforzarse más para ello, por lo que no se estaría cumpliendo la función. En conclusión: bebe el agua en una temperatura en que sea agradable para beber, pensando en el funcionamiento de tu cuerpo, es decir, bebe agua tibia.

Otros usos de la cáscara de limón

Aceite aromatizante
Cortar en trozos la cáscara del limón y ponerlas dentro de una botella con aceite de oliva. Para obtener una preparación concentrada, dejar en la botella durante un mes. Se puede utilizar como aderezo o para preparar comidas.

Desodorante de ambiente
El perfume de los cítricos siempre es un buen aliado para aromatizar los ambientes. Para prepararlo, hervir ½ litro de agua, con dos limones enteros o sólo la cáscara, 1 cucharada de vainilla y 3 ramas de romero. Una vez frío, se distribuye en frascos por los ambientes.

Limonada más nutritiva
Preparar la limonada agregándole unos trozos de cáscara licuada. El sabor podrá verse alterado, pero puedes agregarle miel o una cucharadita de azúcar.

Suaviza la piel
Extraer el jugo y rallar la cáscara de un limón, agregarle una cucharadita de bicarbonato de sodio y frotar con la mezcla codos y pies. Tu piel quedará más tersa y suave.

Desinfecta superficies de la cocina
El limón y sobre todo la cáscara son excelentes desinfectantes. Frote las superficies y tablas de cortar carne para eliminar bacterias. Enjuague con agua hirviendo.

Ahora comentanos que opinas y compártelo para que muchos más puedan beneficiarse…

Loading...

Comentarios